lunes, 9 de enero de 2017

LA DECEPCIÓN



Justo cuando más que nunca confiamos en alguien, justo cuando creemos que esa persona estará ahí para ti siempre, justo cuando creemos que esa persona nunca nos decepcionará... ¡Boom! Hace explotar tu corazón en mil pedazos. 


Amigo, familiar, pareja; sea quien sea hará que duela y la intensidad ese dolor será proporcional a la cercanía de la persona.



Pero no te preocupes... La decepción no mata, enseña.

Esto no quiero decir que porque te decepcionaron una vez no te volverá a pasar, porque sí, vuelve a pasar y mucho. Puede que no con la misma persona, eso sería masoquismo, pero sí con otras. Unos dicen que la vida es muy corta, otros dicen que es muy larga; pero para las decepciones, la vida es muy larga. El camino de la decepción es muy largo.


Nos hace más fuertes y cuidadosos pero volvemos a caer y deja a nuestro frágil corazón deshecho en mil pedazos, nos atrapa en sus brazos llenos de filosas espinas que no nos permiten movernos. 


Dicen que para no decepcionarte no debes confiar ni esperar nada de nadie. Lo contrario. Después de hacer tu duelo, de sacar el dolor, de sacar la rabia, de llorar lo que tienes que llorar; tienes que volver a confiar y esperar lo mejor de los demás, éso es ganarle a la decepción, superarla, recuperarse de ese fracaso.

Así que llora, patalea, grita pero recoge los pedazos de tu corazón, usa cinta adhesiva, pégalo y regresa al mundo. Hay mucha gente allá afuera que se quedará en tu vida para siempre.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¡Gracias por leernos!

Revisamos y publicamos sin censura todos los comentarios con las siguientes excepciones:
- Comentarios de odio, racismo, intolerancia de culto, ideología o sexualidad.

Estamos abiertos a cualquier opinión, sugerencia o crítica constructiva.

¡Comenta y Comparte!